Enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson es un padecimiento neurológico crónico, es decir, que se mantiene toda la vida tras el inicio, es además progresivo, y avanza a paso del tiempo. Se manifiesta especialmente con una característica: lentitud al moverse. Afecta todas las facetas del paciente y, también de forma directa, a su familia y al entorno social. Esta enfermedad es poco frecuente en personas jóvenes aunque también la pueden presentar.

¿Por qué se produce?

Las neuronas de nuestro cerebro controlan los movimientos, es decir, transmiten el mensaje de unas a otras (y al resto del cuerpo) por medio de neurotransmisores. En la enfermedad de Parkinson, estos mensajes se ven interrumpidos y no se transmiten de forma uniforme a los músculos, lo que provoca dificultades para controlar los movimientos corporales.

La causa de esta falta de comunicación es la falta de dopamina, uno de los neurotransmisores que participan en el control de los movimientos.

¿Cómo se presenta?

Al envejecer, es normal tener una forma más lenta de moverse, pero la lentitud del Parkinson debe ir acompañada de, al menos, uno de los siguientes síntomas:

  • Temblor que aparece durante el reposo
  • Rigidez
  • Problemas del equilibrio
  • Los problemas de comunicación también son comunes: son muchos los casos en los que el habla, la expresión del rostro, el lenguaje corporal y la caligrafía se ven afectados.

 

¿Cómo se diagnóstica?

La enfermedad de Parkinson suele ser diagnosticada por un médico que evalúa los síntomas y su gravedad. No existe ninguna prueba específica para identificar la enfermedad con claridad, se diagnostica cuando se descartan otras enfermedades con síntomas parecidos o si la persona responde a los medicamentos utilizados para tratar la enfermedad de Parkinson. Por ello, puede ser difícil identificar los primeros síntomas; por ejemplo, muchas personas se fijan primero en los temblores pero después se dan cuenta que antes también presentaban otros síntomas.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento establecido por el médico debe ser integral, con el trabajo de un equipo multidisciplinario, el cual deberá mantenerse a lo largo de la vida y también es esencial contar con apoyo familiar y social. El manejo idealmente debe abordar medidas con medicamentos. El tratamiento actualmente disponible es sintomático. En consecuencia, la decisión de ocupar un fármaco sobre otro, así como el momento de iniciar la terapia, debe ser individualizada. Para lo cual, el médico toma en cuenta la edad, el impacto de la enfermedad y los posibles efectos adversos.

“Consulta a tu médico”

Referencias

  1. http://www.epda.eu.com/es/parkinsons/life-with-parkinsons/part-1/what-causes-parkinsons/
  2. Kulisevsky Bojarski  Jaume, ENFERMEDAD DE PARKINSON: Guía terapéutica de la Sociedad Catalana de  Neurología Servicio de Neurología, Hospital de la Santa Creu i Sant Pau
  3. De la Casa Fages Beatriz, Guia informativa de la enfermedad de Parkinson. Federación Española de Parkinson
  4. Urrutia Daniela y cols., Enfermedad de Parkinson: Tratamiento farmacológico de los síntomas motores. Revista Memoriza.com 2009; 4:1-16

Please publish modules in offcanvas position.